Ir al contenido principal

Consejo del oráculo de cristales

Si te ha resonado la lectura de La Torre y el Dos de Espadas, te entrego este consejo oracular para meditar con el cristal sugerido.
"La concordia hace crecer las pequeñas cosas, la discordia arruina las grandes"
Salustio

"Tenemos el poder para hacer de nuestro microcosmos un lugar propio, seguro e interdependiente. Redefiniéndonos podremos orientar mejor las decisiones que acompañen al crecimiento. Recuerda que envejecer es obligatorio pero crecer es opcional, esto exige no desperdiciar las oportunidades que aportan las posibilidades para el desarrollo individual y colectivo sin temor a enfrentarlas."


Para meditar con el Ojo de Gato: Es un cristal que aporta serenidad, paz y claridad mental. Ayuda a adquirir independencia emocional, a superar tiempos de crisis y a valerse por sí mismos, recuperando la identidad.


Oráculo Mística y Cristales, de Patricia Kachuk.

Entradas populares de este blog

Ejercicio: tirada de dos cartas

Palabra es poder

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope
Conocemos bien los refranes “Tenemos dos ojos y una boca para escuchar más y hablar menos”, “A buen entendedor pocas palabras bastan”, “Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras”. Estas frases nos recuerdan el valor de la prudencia, de saber callar, empequeñeciendo de alguna manera el valor de la palabra. Pienso que es cuando se valora la palabra en toda su ley, cuando se aprecian mucho más los silencios.
La palabra tiene fuerza. Puede golpearse y herirse con ella, pero también traen sanación, como lo atestiguan los curadores “de palabra” que han existido siempre, o las sesiones de Registros Akáshicos, o una lectura de Tarot cuando es aplicada para esos fines. Éstos son espacios colmados de palabras. 
La palabra tiene fuerza espiritual, no llega sola jamás. Hay Espíritu en una palabra, aunque no todos puedan percibirlo, y cuando ese Espíri…

Tirada simple con Tarot de Marsella y oráculo de cristales